Archivo del sitio

El sueño de El Monito, de Elefante Blanco

El actor Federico Benjamín Barga, que hizo de El Monito en Elefante Blanco, charló en el programa Quiero Vale 4que se emite por FM La Boca y confesó estar viviendo un sueño por la flamante película.
Fede, como le dice su padre Carlos, participó en varias obras de teatro pero es la primera vez que lo hace en un film. Y qué film para empezar. Elefante Blanco narra el trabajo de dos curas en una villa de la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente Ciudad Oculta, y que por ejemplo tienen la misión de sacar de las drogas a El Monito. Un personaje que mide la temperatura de la película, ya que al principio se le tiene ternura y al final puede llegar a odiárselo.

En la entrevista aseguró que trabajar con Ricardo Darín fue muy enriquecedor.  Siempre lo aconsejaba en el trabajo y que aprendió mucho de él. A su vez, también dijo que se fueron varios prejuicios que había con la gente de la villa, ya que en su mayoría es gente trabajadora que lucha por una vivienda digna.

Aseguró que filmar fue bastante difícil y que espera haber logrado la complejidad del personaje. Como anécdota destaca que en el rodaje estuvo 20 días sucio.

El sueño del cual no quiere despertar le gustaría que siguiera con más películas, ya que es lo que le gusta hacer. Y se esperanzó con que “ojalá se de todo” cuando se refirió al Festival de Cannes.

Anuncios

El Elefante que romperá taquillas

El tridente ofensivo de Carancho se volvió a juntar para filmar una película que relata la labor de los curas tercermundistas en un mundo marginado y con el acecho del narcotráfico. Dirigida por Pablo Trapero, y con las actuaciones de Ricardo Darín y Martina Gusman, Elefante Blanco se estrena hoy en todos los cines de Argentina.

Asimismo, se destaca el trabajo actoral de Jeremie Renier, el actor belga de El niño de la Bicicleta, que entabla a un cura aprendiz amigo de Darín y que trabajará “cuerpo a cuerpo” con una asistente social personificada por Gusman.

Elefante Blanco, producido por Matanza Cine, Patagonik, Morena Films, y con el apoyo de Full House y Arte France Cinema, fue rodado en varias villas de la Ciudad de Buenos Aires, como Ciudad Oculta, Villa 31 y Villa Rodrigo Bueno, contando con la participación actoral de varios vecinos del lugar.

El proyecto de a poco fue haciéndose parte de la gente de la villa, quienes el día del avant premiere se pusieron sus mejores pilchas y asistieron a las salas del shopping Dot de Buenos Aires.

Sin duda se espera que la película rompa todas las taquillas nacionales; porque cuenta con un director experimental en estos hechos y porque la figura de Darín garantiza un despliegue actoral para el disfrute. La semana que viene, se sabrá si Elefante Blanco obtiene su primer galardón, cuando compita en el Festival de Cannes en la categoría Una Cierta Mirada.