Archivo de la categoría: crónicas

Abel Pintos se emocionó e hizo emocionar a Cosquín 2012

Abel Pintos hizo vibrar la Plaza Prospero Molina, donde se lleva a cabo la 52° edición del Festival de folklore de Cosquín. Su canto joven despertó las emociones de los allí presente, y significó la entrega del disco de Platino por su álbum Reevolución.  El último tema, que da nombre a su último disco finalizó su presentación, y dejó con ganas de más al público de Cosquín.
 
“Cuando empiezo a cantar La Llave escucho un silencio en la Plaza que me inundó y me sobrepasó, y más avanzada la canción pude ver un público que lloraba conmigo, un público que me vio crecer”, aseguró Pintos.
 
Asimismo, dijo que Reevolución no pretende cambiar el folklore, sino darle una nueva versión; tiene que ver con un desarrollo personal y que él se fue descubriendo como músico con el paso del tiempo.
 
El canto joven promete con figuras como Abel Pintos, Canto 4 o Emiliano del Rio, que en una misma noche revolucionaron la ciudad cordobesa y el resto del país.
 
Anuncios

Juicio por Plan Sistemático de Apropiación de Menores

El 22 de junio se completó una jornada más de audiencia en el juicio que se lleva a cabo por el Plan Sistemático de Apropiación de Menores, donde están juzgados Jorge Videla, Rubén Franco, Jorge Acosta, Reynaldo Bignone, Antonio Vañek, Santiago Riveros, Juan Azic y Jorge Magnacco.
El Tribunal, compuesto por los Dres. María del Carmen Roqueta, Julio Panelo, Domingo Altieri y Pablo García De La Torre, llamó a declarar a la testigo Julia Marta Plaza. En su declaración dijo que era amiga de Norma Tato y de Jorge Casariego, y que se habían visto por última vez en el velatorio de un compañero. Allí la pareja, Tato-Casariego, le comenta que están secuestrando compañeros. Plaza decide irse a Uruguay y a su regreso se entera de que Tato y Casariego habían sido secuestrados. Más tarde, los hijos mayores de Tato le comentan que ella había estado embarazada cuando la secuestraron, y que el bebé había sido apropiado por un médico llamado Bianco en Paraguay.
Luego del testimonio de Plaza se pasó a un cuarto intermedio, donde se la pudo ver muy conmovida, acompañada por un familiar, al que se lo escuchó decir que sentía cierto temor al tomar el ascensor que lleva al sub-suelo de los Tribunales.
El siguiente testimonio fue el de Beatriz Castiglione, que con su ex marido, Eduardo Covarrubias, fue secuestrada en abril de 1977 estando ella embarazada de ocho meses. En donde estuvo secuestrada se encontró con Norma Tato, mujer de Jorge Casariego, quien era amigo de Castiglione. En ese lugar Casariego le había dicho que dijese todo lo que sabía “porque le iba la vida”. Allí pudo ver las marcas que “Pirincho” Casariego tenía por las torturas sufridas.
En su relato asegura que no sabe adónde la llevaron pero que cree que era Campo de Mayo, pudo ver botas y uniformes, y su trato más común era con un tal “Cacho”, que era el jefe de los celadores. Asegura que un día “Cacho” le dijo que le convenía que no la llevaran en el camión que pasaba a buscar prisioneros. A su vez, el 2 de mayo este celador le dijo que al día siguiente iba a recibir el regalo más grande de su vida. Y el 3 de mayo la liberaron junto a su marido en el partido de Tigre.
Seguido al testimonio de Castiglione se presentó la declaración testimonial de Eduardo Covarrubias, quien aportó algunos detalles más al relato de su ex esposa, y algunos otros no pudo recordar debido al tiempo pasado.
Lo más destacable que dijo Covarrubias fue que creía que estaba en Campo de Mayo porque había hecho la conscripción ahí, y que los fines de semana concurrían altos mandos y una camioneta del PEN (Poder Ejecutivo Nacional).

“La ciudad más rica que sea la más justa”

Filmus y Tomada en un acto en la Comuna 5

Los vecinos y las vecinas de la Comuna 5 (Almagro-Boedo), reunidos en el Club Vedra, el pasado martes, dieron el apoyo a los candidatos del Frente para la Victoria para Jefe y Vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Daniel Filmus y Carlos Tomada; a los candidatos a legisladores, Juan Cabandie y Gabriela Alegre; y a los candidatos comuneros Raúl Sánchez, Laura Corvalán y Carlos Benítez.

La noche fría que envolvía el barrio de Boedo, no fue impedimento para que más de 700 personas ingresaran al club de José Mármol 760, y otras tantas quedaran afuera siguiendo el acto en pantalla gigante. El primer piso del edificio quedó colmado por vecinos y referentes que acercaron sus inquietudes a los candidatos, como lo hizo Claudia Santillana, preocupada por el desinterés que tiene la gestión del Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, por el CE.S.A.C 38.

El primero en tomar la palabra fue el candidato a Jefe Comunero, Raúl Sánchez, quien agradeció a las múltiples agrupaciones y organizaciones que “confraternizaron y trabajaron mancomunadamente para ganar esta Comuna y la Ciudad”. Aseguró que aunque al Jefe de Gobierno no le gusten las comunas, por su intento de recortarles poder, el 10 de julio se llevarán a cabo las elecciones comunales, que serán una instancia más de participación, donde los que tengan funciones públicas tendrán que escuchar más a los vecinos y éstos tendrán que entender que entre todos se resuelven los problemas y no con 20 cabezas iluminadas.

Luego, se dirigió a los vecinos Juan Cabandié, quien confesó sentirse feliz de estar en una lista con dos compañeros comprometidos con el proyecto nacional -en el gobierno de Néstor Kirchner y en el actual de Cristina-, como Daniel Filmus y Carlos Tomada. Aseguró que quieren ganar la ciudad para transformarla y para que los vecinos dejen de padecerla, “porque la padecen las 500 mil personas que tienen problemas habitacionales; quienes no tienen coberturas sociales y tienen que padecer en los hospitales públicos; aquellos que padecen los edificios escolares de la educación pública”. También expresó su certeza de que los van a votar muchos más sectores de los que esperaban, y no solo en segunda vuelta, ya que en la primera varios afiliados radicales se sintieron traicionados por el acercamiento de Ricardo Alfonsín con la derecha.

Carlos Tomada, por su parte, indicó que lo que se pone en juego son dos propuestas: los que creen en el valor de la salud pública, en el valor de la educación pública, en el valor de los derechos humanos; o quienes expresan lo contrario, como el abandono del Estado y la priorización de la asignación de los recursos por parte de los mercados. Tomada, con su carisma particular, encendió el momento de más euforia cuando se refirió a su intención de volver a juntarse con los presidentes de clubes de barrio, como lo había hecho cuando era pre-candidato. El público le devolvió sus buenas intenciones con el ya clásico canto “Filmus-Tomada, Cristina en la Rosada…”.

Finalmente, el presentador del acto anunció la palabra del “futuro Jefe de Gobierno”, Daniel Filmus, y fue ese el segundo momento de euforia. Por otra parte, Filmus aseguró a los vecinos que la noche del 10 de julio estará con ellos festejando la victoria del Jefe Comunal, Raúl Sánchez, y que será la victoria de lo que no quiere Macri, en alusión al desarrollo de las comunas y su recorte de poder.

“Al Jefe de Gobierno lo traiciona constantemente el inconsciente, como festejar con globos que se bajó, porque no tenía valor para enfrentar a Cristina”, expresó el actual senador. En referencia a los asuntos intolerables de la ciudad, expresó que “la ciudad más rica tiene que ser la más justa”. En esa misma línea, dijo que se necesita una ciudad que defienda, como se hace desde 2003 en la nación, lo que el mercado no puede defender, que defienda la educación pública para todos, la salud pública para todos, que tenga programas sociales de vivienda.

Por último, en tono apelativo a los vecinos y vecinas, los llamó a testimoniar casa por casa sobre la propuesta de su partido, para decir su verdad; ya que los medios reflejan lo que ellos quieren.

La caída de Perón

Dos años antes que desde el cielo se atente contra la Plaza de Mayo, se venían produciendo hechos de violencia y  de venganza, producto de una tensa relación de Perón con los movimientos antiperonistas y del primer mandatario con la Iglesia.

El jueves 16 de junio de 1955, después del mediodía, comenzó el ataque de Cristo Vence, leyenda que podía leerse en los aviones de Marina. Las bombas arrojadas tenían como objetivo la Casa Rosada y la Plaza de Mayo. Perón logró esconderse en el Ministerio de Ejército, pero el centenar de personas que estaban en la plaza no pudieron hacer lo mismo.

Como represalia esa misma noche se inició la Operación Hoguera, que consistió en la quema de la Curia Eclesiástica, y de las Iglesias Santo Domingo, San Francisco y San Ignacio entre otras. El 17 de junio el primer mandatario propuso una tregua y pacificación, levantando la clausura de los locales de la Acción Católica.

A fines de agosto Perón, en un discurso que fustigó a la oposición, aceleró la conspiración militar. Por lo tanto, el 16 de septiembre el Gral. Eduardo Lonardi tomó la Escuela de Artillería de Córdoba, adhiriéndose en Corrientes el Gral. Pedro Aramburu y en la región cuyana el Gral. Julio Lagos. Ese mismo día se declaró el Estado de Sitio.

La relación de fuerzas en el terreno militar parecía favorecer al gobierno, pero la voluntad de resistir se había quebrado y los revolucionarios lo intuyeron. El 18 de septiembre la Armada amenazó con bombardear la destilería de La Plata y Perón tuvo que negociar con los rebeldes. El mandatario derrotado debió escaparse en una lancha hacia Paraguay.

El 23 de septiembre Lonardi se hizo cargo del gobierno y una multitud, muy distinta que la que había celebrado las palabras de Perón, lo aclamó en la Plaza de Mayo. Dos meses más tarde fue depuesto, y su cargo lo asumió el Gral. Pedro Aramburu.

El calor porteño

Más allá de que sobre el asfalto de la avenida 9 de julio la sensación térmica llegaba a los treinta grados el calor porteño lo brindaban madres y padres con hijos cargados en sus hombros; jóvenes que le ponían la picardía criolla a la largada simbólica; oficinistas recién salidos de sus trabajos que querían dejar grabados en sus celulares ese momento que se percibía como histórico; y miles de turistas hablando en distintas lenguas, que daban el marco internacional de la competencia.

Y es que el cariño efusivo del pueblo argentino no es una simple frase hecha. El cordialismo se podía notar ni bien comenzada la tarde cuando un chico alentaba a un grupo de personas canadienses y como recompensa se llevó una gorra oficial de la escudería. Asimismo en el interior del microcentro, donde los espectadores estaban más cerca de los automotores por el estrecho de las calles, los aplausos y gritos se elevaban a la par de los motores. Niños, jóvenes y mayores se esforzaban por extender sus manos al paso de los competidores, y cuando éstos devolvían el gesto ese calorcito imperceptible por termómetros subía. La emoción de este cronista no estuvo al margen cuando una camioneta con bandera blanquiceleste recorría la avenida de Mayo con la ilusión de llevar en lo más alto a su país. Pero el apoyo no era sólo para los locales. Cuando el público no se aguantó más y avanzó sobre los distintos vehículos la cordialidad llegó a su máxima expresión por medio de autógrafos y fotos con unos corredores emocionados y sorprendidos por el cariño de la gente. Incluso hubo tiempo para bromas en el momento que una joven con figura curvilínea se sacó una foto con pilotos irlandeses, y el público al son de “piquito piquito” hacía llegar su pedido.

Todo esto forma parte del espíritu Dakar y que a partir de hoy podrá sentirse en diez provincias argentinas. La travesía de unir pueblos y recibir la hermandad de sus pobladores será también algo histórico.

Diario de viaje

Faltando veinte minutos para la una de la mañana llegué a la esquina de Medrano y Corrientes para encontrarme con mi amiga Daniela. Ya era sábado, atrás había quedado el trabajo sobre Bolivia que tuve que presentar en TEA, y nos dispusimos a viajar hasta San Nicolás de los Arroyos de la manera más “rata” posible.

Llegamos caminando hasta Corrientes y Callao, con nuestras mochilas, la carpa y las bolsas de dormir. Allí esperamos el arribo del colectivo 60, que nos llevaría hasta Escobar para “hacer dedo” en la ruta.

La primera señal de que María y Dios nos estaban acompañando nos la dio el chofer de esa línea, cuando sin pedírselo nos quiso cobrar el boleto mínimo, para que nuestros costos sean aún más bajos.

Alrededor de las cuatro llegamos a la ciudad de la flor. El chofer del 60 nos acercó a una estación de servicio que estaba alejada de la Panamericana. En ese lugar conocimos a don José, un repartidor de verduras que al mando de su camioneta Ford nos llevó hasta una YPF sobre la autopista para encontrar algún camionero que nos alcance hasta San Nicolás.

Más de dos horas sin hallar a algún voluntario que nos quisiera llevar. Hasta que caminando por la playa de estacionamiento de camiones encontramos la salvación. Era un camión Volvo, con las luces encendidas, dispuesto a partir. Me acerqué, y le pregunté a un hombre alto, morocho, si podía llevarme a mí y a mi amiga hasta San Nicolás o algún pueblo cercano. Dudó un poco porque desconocía esa localidad. Yo le aseguré que estaba camino a Rosario, y entonces aceptó. El se dirigía hasta Bolivia, por lo tanto debía tomar ese camino, la ruta 34.

Orlando se llamaba nuestro amigo boliviano. A penas subimos a su camión le pregunté de qué parte era, y me contestó que vivía en Tarija. “Opositor” le subrayé y se sonrió. Charlamos sobre la situación de su país y el nuestro. Tomamos mate y mascamos coca. Hablamos sobre nuestras vidas, disfrutamos del viaje de la mano de otro enviado de Dios. Pero todo tiene su fin. Dos horas más tarde nos bajamos en la entrada de nuestro destino.

Era una mañana radiante, el clima estaba perfecto. Siendo las nueve y media tomamos un micro urbano que nos llevó hasta la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Saludamos a nuestra Madre y partimos en busca del Camping Municipal que Daniela había conocido por Internet. Luego de armar la carpa y descansar un poco decidimos ir a comprar algo para almorzar. Lo que vino después fue una hermosa siesta reparadora de semejante aventura.

Alrededor de las cinco de la tarde fuimos caminar y a participar de la misa. Fue algo muy fuerte para mí. Por fin estaba en ese lugar que tanto había querido. Recé por mis queridos y agradecí haber cumplido con una idea vaga que tenía en mi mente. Después de todo esto seguimos caminando, hasta que encontramos una pizzería para cenar.

Las intenciones que en la misa se hicieron tuvieron una rápida respuesta. La tan ansiada lluvia para los campos se hizo presente, pero nuestra carpa no era inmune al agua. Cerca de la una de la mañana debimos mudarnos del terreno donde estábamos para evitar futuras filtraciones. Es así como llegamos a un terreno más llano, pero más expuesto a los fuertes vientos. Después de algunas discusiones con Dani sobre cómo colocar la carpa me dormí.

La mañana del domingo se presentó nublada y fría. Desayunamos en los quinchos del complejo y más tarde fuimos hasta el centro de la ciudad. Caminamos por la costa del Río Paraná. Sacamos muchas fotos, nos impresionamos con la maravillosa naturaleza, y regresamos alrededor de la cinco para almorzar un rico bizcochuelo con mate.

Una hora más tarde mi amiga decidió ir nuevamente a misa, por lo cual yo pensé: “buenísimo, se va y yo me pego una rica siesta”. Sin embargo las ráfagas de viento cada vez eran más fuertes. La radio informaba que se aproximaba una tormenta y que la velocidad del viento era de veinticinco kilómetros. Los laterales de la carpa comenzaron a moverse violentamente. La lluvia comenzó a filtrarse. Mi tranquilidad había terminado. Empecé a colocar las cosas que había adentro cerca del centro. En ese espacio reducido enrollé las dos bolsas de dormir, y con papel higiénico iba secando las gotas que entraban. La carpa amenazaba con volarse, el ruido del viento haría temblar hasta a los hombres más valientes, pero igual salí a reforzar el nudo que ataba la carpa al árbol.

Siendo las ocho y media volvió Dani, terminamos de guardar las cosas y nos resguardamos en la casa de los empleados del complejo. Dos horas después partimos hacia la terminal de micros, sin saber bien cómo ir. Tomamos el colectivo 501 y un muchacho nos indicó qué calles seguir.

Es así como pasamos tres horas en la terminal esperando que el Chevallier nos traiga devuelta a casa. Una lluvia incesante nos acompañó toda la noche por la ruta 34 hasta que llegamos a Retiro a las siete de la mañana. La ciudad de Buenos Aires estaba gris, comenzaba otra semana, y la tranquilidad de San Nicolás se relegó ante la aceleración de mi gente porteña.

El Senado aprobó la ley de obesidad

  El proyecto fue aprobado por unanimidad sobre tablas, tras un debate de sólo una hora. El Senado lo había sancionado en noviembre, pero Diputados lo modificó en junio de este año, por lo que la Cámara alta debió tratarlo nuevamente.
  En ese aspecto, el Senado decidió rechazar la mayoría de las modificaciones hechas en la Cámara baja e insistir con la sanción original.
  Entre otros puntos, se ratifica la sanción del artículo 2 de la norma al incluir como trastornos alimenticios a la bulimia y la anorexia, además de la obesidad.
  También se ratifica el artículo 9 de la norma que obliga a los quioscos de los establecimientos educativos a ofrecer productos que “integren una alimentación saludable y variada”.
  Asimismo, se insistió en la redacción del artículo 16 para que las empresas de medicina prepaga y las obras sociales costeen los tratamientos para la obesidad, la bulimia y la anorexia, eliminando el agregado de Diputados que establecía que los mayores costos por tratamientos especiales debía pagarlos el Estado.
  Por otra parte, se aceptó la modificación del artículo 11 hecha por Diputados, ya que el proyecto original apuntaba al azúcar como un componente dañino en los alimentos, al causar problemas de obesidad.
  “No queremos demonizar al azúcar ni perjudicar a los 150 mil trabajadores del sector”, señaló la presidenta de la Comisión de Salud, la justicialista cordobesa Haydee Giri, al presentar el proyecto que establece que la publicidad de alimentos con elevado contenido calórico y pobre en nutrientes debe contener la leyenda “El consumo excesivo es perjudicial para la salud”.
  El proyecto también propone que el Ministerio de Salud deberá tomar medidas a fin de que los anuncios publicitarios, y de que los diseñadores de moda, no usen la extrema delgadez como símbolo de salud o belleza.
  En ese sentido, la senadora Giri llamó a “pelear contra esa oferta cultural que le está haciendo daño a nuestra juventud”, al tiempo que pidió “hacer leyes que sean abarcadoras” y reclamó que la norma sancionada hoy “debe comprometer a todos los legisladores para que no sea letra muerta”.
  El radical Alfredo Martínez recordó que “hasta la sanción de esta ley el tema de la obesidad era tomado como un tema meramente estético”, tras lo cual sostuvo que el costo de los tratamientos contra la obesidad, la bulimia y la anorexia “tenían consecuencias tremendas para el erario público, ya que las obras sociales no la cubrían”.
  El vecinalista cordobés Carlos Rossi cerró el debate sosteniendo que “tantas comidas chatarras convierten el cuerpito original de los chicos en un cuerpo obeso, y eso es una carga para toda la vida”.

Fuente: http://www.telam.com.ar

Debate sobre blogs periodísticos

 En una conferencia otorgada en la Escuela de Periodismo TEA Leandro Zanoni, creador de www.eblog.com.ar, y Vanina Berghella, creadora de www.lapropaladora.com.ar, debatieron sobre lo que es un “blog periodístico”.

 El formato blog, según Berghella, cambió la forma de hacer periodismo, produjo un impacto en los periodistas y en los medios tradicionales, ya que hay una audiencia mucho más activa, que permite un “feedback” al responder a la nota publicada en el blog. Por esto, los periodistas deben estar más preparados. Para Zanoni, también revolucionó las fuentes de información; el blog es una fuente de información para otros periodistas aunque su confiabilidad es menor.

 Si bien los primeros blogs en Argentina datan de 2002 y 2003, el boom se produjo en 2006. Según Zanoni, esto se debe a la posibilidad de tener una información alternativa, independiente y de bajo costos.

Otro sentido de la riqueza

Lo devolvería todo con tal de asegurarme poder estar con ella”, fueron las palabras de Stephen Smith, ganador de 19 millones de libras (más de 37 millones de dólares) y víctima de una enfermedad terminal.

Después de ganar la lotería británica, Stephen Smith (58), quien vive en  Hertfordshire,  al sureste de Inglaterra, ofreció todo lo ganado a quien pudiera hallar la cura a su enfermedad. “Cambiaría dinero por vida en sólo un segundo“, confesó Smith al periódico The Guardian (http://www.guardian.co.uk/lottery/story/0,,2248947,00.html) para poder pasar más tiempo con su esposa Ida.

La enfermedad terminal que padece Stephen Smith, un ex camillero de hospital, se trata de un aneurisma aórtico, una enfermedad de difícil diagnóstico y baja tasa de supervivencia. El aneurisma es un ensanchamiento anormal de parte de los vasos sanguíneos, que pueden llegar a romperse, provocando una hemorragia interna que puede desembocar en una muerte casi repentina. De hecho, según las estadísticas, sólo en uno de cada diez casos se logra salvar la vida, de llegar a producirse la ruptura de los vasos.

Su mayor deseo, según publica Clarín (http://www.clarin.com/diario/2008/01/31/um/m-01597556.htm), es garantizarse una larga vida junto a su esposa Ida, en el departamento de una habitación en el que viven. Para quien crea que el dinero es lo más importante, que aprenda de esta ironía de la vida. La riqueza para Smith sería pasar más tiempo con su amada.