Archivos Mensuales: julio 2008

Para Paradiso Sottile el Gobierno sigue discriminando a los travestis

 Pedro Aníbal Paradiso Sottile (34), Coordinador del Área Jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y miembro de la Asociación Internacional de Gays Y Lesbianas (ILGA), afirmó que en Buenos Aires faltaba una política de integración social para los travestis.

 Paradiso Sottile expresó que si bien se habían logrado algunos avances en la Ciudad de Buenos Aires como la Ley de Unión Civil para heterosexuales y homosexuales, todavía había cierto atraso en temas que se referían a Derechos Humanos del grupo trans, o sea travestis, transexuales y transformistas. Y que un claro ejemplo de eso era la constante discriminación que sufrían las travestis por parte del Gobierno al volver a poner en la mesa el tema de la zona roja. Paradiso Sottile aseguró que el Gobierno de Buenos Aires prefería seguir cuestionando la libertad de ofrecer sexo por parte de los travestis en un lugar alejado como el Rosedal a implementar una política de integración pública para ellas. Asimismo dijo que en vez de garantizar la equidad para conseguir un trabajo o para acceder a documentos de identidad el gobierno prefería mandarlas atrás del Planetario.

 El Coordinador del Área Jurídica de la CHA se refirió a la Mesa de Diálogo, convocada por el Gobierno de la Ciudad para tratar la re-localización de la zona roja, como un circo. También mencionó que el gobierno había “metido la pata” y que trataba de solucionarlo fácilmente.

 Ante la consulta de si existía una doble intención por parte de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transformistas de la Argentina (ATTTA) al acceder pronto al traslado de la zona roja atrás del Planetario, Paradiso Sottile afirmó que no creía eso, y que si bien la CHA no estaba de acuerdo con la re-localización entendía que ATTTA había accedido para frenar la embestida de la derecha.

 Para Paradiso Sottile la discriminación al travesti excede los límites de Buenos Aires, ya que todavía existen Códigos de Faltas de provincias que al travestismo lo sancionan como “hombres disfrazados de mujer”. Aseguró que la Argentina ante el mundo se presentaba como un país que promovía la no discriminación, como figuraba en el Plan Nacional Contra la Discriminación, pero que en la realidad no era tan así. Para el miembro de la CHA pasar de los dichos a los hechos será algo que en la Argentina llevará mucho tiempo.

 

 

Anuncios

La noche incluye a los excluidos

“… la noche la hizo Dios para dormir…” cantaban unos niños en un spot televisivo que anunciaba el fin del horario de protección al menor. Y es verdad, no importa la cantidad de horas que se pueda dormir de día, el descanso no es el mismo.

Cuando el trabajo que realiza un individuo requiere de la fuerza de su cuerpo el descanso del otro día se complica aún más. Y además si la labor que realiza ese individuo es cuestionada por la sociedad sin duda que es ingrato. Es así como la noche porteña es escenario de unos actores que sin importar el frío o la lluvia reciclan aquello que nosotros descartamos.

Los recicladores urbanos, mal llamados cartoneros, ya que no sólo reciclan cartones comienzan a trabajar alrededor de las 18 horas en los barrios de mayor poder adquisitivo porque es donde pueden obtener mayores cantidades de alimentos no consumidos totalmente o algún objeto para ellos de valor.

Cuando el “tren blanco” funcionaba a disposición de los recicladores muchos de ellos llegaban a las 21 a la estación Colegiales del ex Ferrocarril San Martín para abordar los vagones o las 23 para tomar la última formación. Depende del horario elegido muchos llegaban a las 23 o 1 de la mañana a la José León Suárez, pero ahí no terminaba el trabajo. Luego debían revender sus “tesoros” descubiertos en bolsas de consorcios, lo que hacía que su jornada terminara alrededor de las 5 de la mañana. “Nosotros vivimos de noche, somos murciélagos, pero ya te acostumbras (…) y por más que duermas de día no es lo mismo, porque a parte no podes dormir mucho porque tenés que llevar a los pibes al colegio para que ahí puedan tomar aunque sea un vaso de leche, y el dormir poco después te jode para laburar a la noche pero no queda otra”, son las palabras de Jorge, un reciclador de 21 años que esperaba tomando un vino tetra-break la salida del tren.

Hoy sin el “tren blanco” estos trabajadores tardan más en llegar al punto de reciclaje y por lo tanto llegan más tarde a sus humildes casas, lo que genera que descansen mucho menos.

El trabajar de noche por la calle es como cargar una cruz en el desierto. Y se utiliza la imagen de la cruz como el destino que al trabajador se le ha impuesto, y el desierto es ese barrio de clase media alta que está lleno de miradas que lo discrimina por su accionar.

En su quehacer diario un reciclador urbano camina alrededor de 50 cuadras. Lo debe hacer rápido para no atrasarse y para que otro compañero no le gane el “premio” tan deseado. Muchas veces discuten con encargados de edificios que se molestan porque rompen sus bolsas de consorcio y muchas otras veces se pelean con sus pseudos enemigos: los recolectores de residuos. Ellos al igual que los recicladotes trabajan de la basura, pero la diferencia radica en que cobran un importante sueldo que recompensa las desgracias de dormir de día.

Pero no sólo es un lugar común hablar de las desgracias que trae no dormir de noche. “Se agudiza la diabetes y la hipertensión arterial, hay serios problemas en el desempeño diario y la persona se vuelve lenta”, relata un artículo en la página de internet del siglo de torreón.

Si todo lo expuesto no conmueve al corazón más duro vale aclarar que muchos de estos trabajadores llevan a reciclar a sus hijos, para contar con más manos para obtener cosas y además porque no tienen dónde dejarlos en su ausencia.

La noche porteña no es la actriz glamorosa de los años ´50, hoy alberga a muchos excluidos del sistema.

“Que la historia me juzgue”

  Luego dos votaciones que terminaron en empate, el presidente del Senado, Julio Cobos votó en contra del dictámen de mayoría que ratificaba la resolución 125 sobre retenciones móviles. En un día histórico, el vice presidente de Cristina Kirchner pidió que la historia lo juzgara por no poder acompañar a su compañera.

  Después de varias semanas de discusión y presión en el Parlamento, a las 4.26 se puso fin a todas las especulaciones: que los oficialistas ganaban caminando, que el kirchnerismo compraría los votos de los demás senadores y diputados, e incluso que Cobos ya había formulado su posible voto.  Lo que se destaca es la función institucional del Congreso, al cual la resolución 125 arribó gracias a la tolerancia de la presidenta.

  En democracia no hay perdedores. Así como el martes pasado Néstor Kirchner anunció que aceptarían cualquiera sea el resultado en la Cámara alta, los militantes k deberían tolerar la expresión de un Parlamento que ellos también votaron.

  No se puede dejar de mencionar que el conflicto con el campo estuvo teñido por intereses golpistas o al menos desestabilizadores. No se debe olvidar el tratamiento de la información que hicieron los grandes medios de comunicación y el titular que regía en Clarín.com apenas el presidente del Senado terminaba de dar su voto: “Crisis en el Gobierno”.

  Dieciseis horas de debate y polémica en un Estado democrático permiten que en vez de crisis se forjen mecanismos de unión y de expresión popular, siempre y cuando no se intenten golpes institucionales de sectores opositores al Gobierno.

Buenos Días!!!!!!!!!

  Hoy a casi dos meses de vida, este humilde blog comienza a gatear, a chocarse con el medio que lo forma y al que también trasforma. Será cuestionado, admirado, amado y olvidado, como nos pasa a todos. Sin embargo desde el primer día quiere dejar una huella en su vida, un momento de reflexión, de inspiración.

  En este canal de comunicación se expresarán ideas, sentimientos, experiencias y realidades.

  Este blog pretende ser un intercambio entre aquellos semejantes y no tanto, entre amigos y desconocidos, entre pasados y presentes.

  Dedicado a la literatura, entendida como ese medio de comunicación escrita, englobará textos periodísticos y textos ficcionarios, con posteos periódicos.

  Sin más deseos que expresar, me despido, sólo por unos minutos.