Archivos Mensuales: febrero 2012

Paradoja

La Luna espía el papel
Donde te declaro mi amor;
Y el viento me trae tu perfume
Desde donde sea que estés.
 
En el cielo estrellado
Tus ojos brillan azules;
Y me ahogo en el manto oscuro
Que me recuerda a tu pelo.
 
Hasta las rosas que quise regalarte
Tienen tu piel suave en sus pétalos
Y el filo de tus uñas
En las espinas.
 
En todo lo que me rodea
Estás sin tenerte,
Y vas haciéndote dueña
De mi espacio.
 
Cómo sentirme solo
Con tu compañía,
Y cómo abrazarte
En el vacío de tu presencia.
Anuncios

Solo

Arde el cielo en tus manos,
quemas tan despacio mis sentimientos
que no distingo si estoy muriendo
o estoy volviendo a nacer,
en esta mezcla de placer y de dolor
si se que no te tengo.
Me das tu cuerpo y tu pasión
pero jamás tendré tu corazón,
por que tu vida ya tiene dueño.

 

Aunque seas tan lejana
no puedo dejarte si yo te amo.
Prefiero esto a no tener nada.
Debo dejar de preguntar:
¿qué voy a hacer cuando no estas?
y disfrutar esto que siento ahora.
Emborracharme de tu piel
en este frío cuarto de un hotel,
donde eres mía por una hora.

 

Pero te vas de aquí,
y yo me quedo así,
sangrando mi espíritu en un papel,
bebiendo el vino de la soledad…
Sabrá mi tiempo de transcurrir,
pero de olvidarte jamás sabrá!

 

Calla el beso sin tus labios,                                                                                                                                                                                            en cada regreso que trae el viento                                                                                                                                                                  deshoja olvidos mi pensamiento.                                                                                                                                                                                                          Tu sombra busco en la pared                                                                                                                                                                                              y no descubro amanecer                                                                                                                                                                                     cuando tu ausencia vive en mi silencio.                                                                                                                                                                                        Me ahoga el frío, el ardor                                                                                                                                                                                                           y este rocío en mi habitación,                                                                                                                                                                               donde agoniza mi desconsuelo.

 

Vuela libre lo pasado;
otra luna escribe lo que soñamos
entre lo absurdo y lo imaginario;
en un instante de pasión
nos despojamos del dolor
en el secreto donde nos amamos.
El mundo es solo una ilusión
como un milagro sin explicación,
entristecido si nos dejamos.

 

Pero te vas de aquí,
y yo me quedo así,
sangrando mi espíritu en un papel,
bebiendo el vino de la soledad…
Sabrá mi tiempo de transcurrir,
pero de olvidarte jamás sabrá!
 
 
 
 
Letra: Abel Pintos