Archivos Mensuales: junio 2011

Tu ausencia

Le converso a los escalones de la escuela
Que siempre fueron compañeros de espera.
Me trepo a los barrotes negros de tu balcón,
Como un preso que quiere ver el sol.

Quisiera subirme a la estrella más cercana
Para seguirte de la facu a tu casa.
Quisiera que en mis brazos la carencia
Dejara de dolerme por tu ausencia.

Te convertiste, como al principio, en una pantalla,
En un ser irreal que no me habla.
Te hiciste ansiedad en cada llamado del celular,
Y otra vez te perdí cuando respondí.

En el peregrinar de esta vida hoy falta
El bastón que me sostiene en las caídas.
En los partidos que gano la victoria sabe a derrota
Si no estás conmigo levantando la copa.

Desando los pasos que fueron de la esquina
De los dolores a la puerta de la alegría.
Quisiera explicarle a mi pecho por qué
Ya no te quedas dormida en él como un recoveco.

Fuiste un papel viejo que garabatos contenía,
Esa letra tuya que hoy sabe a reliquia.
Y en los desiertos que me toca cruzar
Me falta el oasis de tu destino final.

Anuncios

Más cerca de la verdad

Marcela y Felipe Noble Herrera

En la nota de análisis La Noble Justicia, publicada la semana pasada, se puntualizó en la diferencia entre el Rey Salomón y los jueces de la Sala II de la Cámara de Casación Penal. El monarca había ordenado la división de un bebé en partes iguales para dos madres que reclamaban su maternidad. Una de ellas, dejando ver su verdadero amor, lloró y pidió que antes de que le hagan daño a la criatura se lo entregaran a la otra reclamante. Mientras que los camaristas que decidieron la extracción compulsiva de muestras de ADN de los hijos Noble Herrera, restringiendo el universo total del Banco Nacional de Datos Genéticos, habían actuado salomónicamente si se hace hincapié en que quedaron bien con las dos partes, pero no si se focaliza en la sabiduría de Salomón y los resultados obtenidos por su fallo. Hoy, con la decisión de Marcela y Felipe Noble Herrera de acceder a la comparación con el total de muestras del Banco de Datos, pareciera que el resultado del fallo de Casación tuvo sus consecuencias positivas.

El lector que acuerde con la hipótesis anterior podrá seguir leyendo las razones por las que este periodista cree que el fallo de los jueces Guillermo Yacobucci, Raúl Madueño, y Luis García tuvo efectos positivos para esclarecer la verdad.

Sólo los hijos Noble Herrera y su madre adoptiva, Ernestina Herrera de Noble, pueden decir la razón real del cambio de postura. Pero podría ser por cualquiera de estas causas:

a) La que exponen Marcela y Felipe, sobre el deseo de que todo termine cuanto antes, por el bienestar de la salud de Ernestina;

b) La confianza de la dueña de Clarín en que los datos genéticos de Marcela y Felipe no se encuentren dentro del Banco de Datos, ya que ahí se encuentran sólo las muestras aportadas por algunos familiares de desaparecidos;

c) La estrategia de Ernestina de una nueva coartada, ante un resultado en los análisis que la perjudiquen; y

d) La que explicaría el cambio de postura ante la resignación de una verdad inminente, iniciada en el fallo de los camaristas.

Para diferenciarse de otros periodistas k que sospechan del resultado final de la causa, por la decisión tomada por los hijos Noble Herrera, el que suscribe no se detendrá en las causas antes enumeradas. Es más, ni siquiera cree importante saber qué determinó que los hijos adoptivos hayan cambiado de opinión o los hayan hecho cambiar. Lo verdaderamente importante es que se someterán a una comparación de su muestra de ADN con la de los familiares de desaparecidos que se encuentren en el Banco Nacional de Datos Genéticos, como se hizo siempre con hijos sospechados de haber sido robados en campos de concentración. En esto hace hincapié la fiscal de la causa Rita Molina: “Lo que habrá detrás o no de esta decisión, no lo sé; pero si esto es por la verdad, me tiene sin cuidado lo que se diga o especule, como fiscal sólo me importa llegar a la verdad”.

Se entiende que haya dudas al respecto, pero de ahí a desconfiar en el Banco de Datos cuando antes no se lo hacía, por el sólo hecho de que la decisión de analizarse con todo el universo de muestras fue tomada por los hijos Noble Herrera y no por la Corte Suprema, es demasiado. O creer que todo es una conspiración para que cuando se obtenga el resultado perjudique la posible candidatura de Cristina es buscarle la quinta pata al gato, como actúan ciertos opositores que los mismos periodistas k critican.

Hay muchas dudas, pero también hay dos certezas claras. Que involuntariamente el fallo de los camaristas, que para varios defensores de los derechos humanos tenía color pesimista, lo fue aún más para la dueña del monopolio. Y que gracias a ese fallo contrario a Ernestina hoy se está más cerca de la verdad.

 

Foto suministrada por www.elargentino.com

 

 

La Noble Justicia

Felipe Noble Herrera, Ernestina Herrea de Noble y Marcela Noble Herrera

En el saber popular suele hablarse de un fallo salomónico cuando un juez o un tribunal de justicia resuelve un caso a favor de las dos partes, sin comprometerse y quedando bien con ambas. Es en alusión al fallo del Rey Salomón de partir a la mitad a un bebé que reclamaban dos señoras.

Sin embargo, en los textos del Antiguo Testamento se amplía la decisión del rey, cuando una de las mujeres gritó y pidió que se lo dieran a la otra, con tal de no matarlo. De esta manera Salomón, que era sabio y justo, supo quién era la verdadera madre.

Los jueces Guillermo Yacobucci, Raúl Madueño, y Luis García, de la Sala II de la Cámara de Casación Penal, fallaron por la extracción compulsiva de muestra de ADN de Marcela y Felipe Noble Herrera para saber si son hijos de desaparecidos. Esta decisión dejó conforme a las Abuelas de Plaza de Mayo, que desde hace 10 años vienen luchando por esclarecer la identidad de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble. Pero, para dividir el fallo y corresponder a la dueña de Clarín, los camaristas limitaron el universo de muestras de Marcela a las aportadas al Banco Nacional de Datos Genéticos por parientes de personas detenidas o desaparecidas hasta el 13 de mayo de 1976, y de Felipe a las muestras aportadas por parientes de personas detenidas o desaparecidas hasta el 7 de julio de 1976.

El lector de esta columna, por lo expuesto en el párrafo anterior, podrá creer que los jueces de Casación fallaron salomónicamente. Sin embargo, cuando se conoce la sabiduría de Salomón, el por qué actuó así y qué resultado obtuvo con ese fallo, ya no podría decirse lo mismo de los jueces Yacobucci, Maludueño, y García. Esto es así porque al limitar el universo de muestras avalan expedientes de adopciones truchas, que ya fueron demostradas por la Justicia que contienen datos falsos. Estos datos son:

a. Ernestina Herrera de Noble declaró que dos personas habían visto que dejaron a Marcela en la puerta de su casa el 2 de mayo de 1976, pero esas dos personas la desmintieron;

b. También dijo que una de esas personas, Yolanda Echague de Aragón, era su vecina cuando en realidad no vivía en esa localidad; y que la otra, Roberto García, era el cuidador de una finca vecina, pero se comprobó que era su chofer personal;

c. La persona que se identificó como Carmen Luisa Delta, que se dirigió al Tribunal de Menores, para entregar a su hijo, Felipe, en adopción presentó un DNI falso;

d. La dueña de Clarín suministró un domicilio de San Isidro, distinto al cual vivía en Capital Federal, lo que hace invalidar al tribunal que intervino en el trámite de adopción;

e. Se omitió el sistema de turnos para que la guarda de Felipe quedara radicada en el mismo tribunal que la de Marcela; y

f. Se inscribió a los niños con el mismo apellido, de acuerdo con una legislación que había sido derogada siete años atrás.

Después de todo lo expuesto, sólo queda un interrogante: ¿Ernestina podrá actuar de modo altruista y darle a los jueces el prestigio que obtuvo el Rey Salomón?

 

Foto suministra por http://voxpopuli.com.ar/site/?p=7188

 

“La ciudad más rica que sea la más justa”

Filmus y Tomada en un acto en la Comuna 5

Los vecinos y las vecinas de la Comuna 5 (Almagro-Boedo), reunidos en el Club Vedra, el pasado martes, dieron el apoyo a los candidatos del Frente para la Victoria para Jefe y Vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Daniel Filmus y Carlos Tomada; a los candidatos a legisladores, Juan Cabandie y Gabriela Alegre; y a los candidatos comuneros Raúl Sánchez, Laura Corvalán y Carlos Benítez.

La noche fría que envolvía el barrio de Boedo, no fue impedimento para que más de 700 personas ingresaran al club de José Mármol 760, y otras tantas quedaran afuera siguiendo el acto en pantalla gigante. El primer piso del edificio quedó colmado por vecinos y referentes que acercaron sus inquietudes a los candidatos, como lo hizo Claudia Santillana, preocupada por el desinterés que tiene la gestión del Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, por el CE.S.A.C 38.

El primero en tomar la palabra fue el candidato a Jefe Comunero, Raúl Sánchez, quien agradeció a las múltiples agrupaciones y organizaciones que “confraternizaron y trabajaron mancomunadamente para ganar esta Comuna y la Ciudad”. Aseguró que aunque al Jefe de Gobierno no le gusten las comunas, por su intento de recortarles poder, el 10 de julio se llevarán a cabo las elecciones comunales, que serán una instancia más de participación, donde los que tengan funciones públicas tendrán que escuchar más a los vecinos y éstos tendrán que entender que entre todos se resuelven los problemas y no con 20 cabezas iluminadas.

Luego, se dirigió a los vecinos Juan Cabandié, quien confesó sentirse feliz de estar en una lista con dos compañeros comprometidos con el proyecto nacional -en el gobierno de Néstor Kirchner y en el actual de Cristina-, como Daniel Filmus y Carlos Tomada. Aseguró que quieren ganar la ciudad para transformarla y para que los vecinos dejen de padecerla, “porque la padecen las 500 mil personas que tienen problemas habitacionales; quienes no tienen coberturas sociales y tienen que padecer en los hospitales públicos; aquellos que padecen los edificios escolares de la educación pública”. También expresó su certeza de que los van a votar muchos más sectores de los que esperaban, y no solo en segunda vuelta, ya que en la primera varios afiliados radicales se sintieron traicionados por el acercamiento de Ricardo Alfonsín con la derecha.

Carlos Tomada, por su parte, indicó que lo que se pone en juego son dos propuestas: los que creen en el valor de la salud pública, en el valor de la educación pública, en el valor de los derechos humanos; o quienes expresan lo contrario, como el abandono del Estado y la priorización de la asignación de los recursos por parte de los mercados. Tomada, con su carisma particular, encendió el momento de más euforia cuando se refirió a su intención de volver a juntarse con los presidentes de clubes de barrio, como lo había hecho cuando era pre-candidato. El público le devolvió sus buenas intenciones con el ya clásico canto “Filmus-Tomada, Cristina en la Rosada…”.

Finalmente, el presentador del acto anunció la palabra del “futuro Jefe de Gobierno”, Daniel Filmus, y fue ese el segundo momento de euforia. Por otra parte, Filmus aseguró a los vecinos que la noche del 10 de julio estará con ellos festejando la victoria del Jefe Comunal, Raúl Sánchez, y que será la victoria de lo que no quiere Macri, en alusión al desarrollo de las comunas y su recorte de poder.

“Al Jefe de Gobierno lo traiciona constantemente el inconsciente, como festejar con globos que se bajó, porque no tenía valor para enfrentar a Cristina”, expresó el actual senador. En referencia a los asuntos intolerables de la ciudad, expresó que “la ciudad más rica tiene que ser la más justa”. En esa misma línea, dijo que se necesita una ciudad que defienda, como se hace desde 2003 en la nación, lo que el mercado no puede defender, que defienda la educación pública para todos, la salud pública para todos, que tenga programas sociales de vivienda.

Por último, en tono apelativo a los vecinos y vecinas, los llamó a testimoniar casa por casa sobre la propuesta de su partido, para decir su verdad; ya que los medios reflejan lo que ellos quieren.

Duendes de la noche

Son seres de la oscuridad. Aparecen con la primera estrella de la noche. Muchas cosas de la ciudad, al otro día, desaparecen por culpa de ellos.
Son seres veloces. Corren para llegar lo más rápido a sus casas. Muchas veces, por hacerlo rápido, ocasionan ruidos que despiertan a más de uno.
Son seres especiales. Llevan una vida totalmente distinta a la nuestra. Muchas veces esa vida los pone de malhumor.
Es un trabajo muy difícil el que realizan. A más de uno nos costaría hacerlo. Y si nadie lo hiciera la ciudad sería un caos.
Es un trabajo nocturno. A más de uno le cambia la vida. Y tal vez, por eso, durante la mañana los vuelve insociables.
Es un trabajo insalubre. A más de uno le costó la vida. Y quizá, por culpa de un imprudente que no piensa en ellos.
Así es la vida de un duende de la noche. Trataré de contarles, brevemente, sus secretos, sus travesuras, y mi experiencia con ellos.
La tarde que los conocí hacía bastante frío. Durante ese día, atrás ya había quedado el taller de expresión, y mi único objetivo posterior era conocerlos.
Los duendes de la noche comienzan a trabajar a las 20 en punto. No importa el frío, la lluvia, ni el viento. Desde su cueva, en Palermo, salen a cambiar el aspecto urbano. Por lo general, uno de ellos maneja la nave y otros dos hacen “el trabajo sucio”.
Cuanto más rápido hagan su recorrido, más temprano pueden volver a sus casas. Casas que los esperan con una familia ya dormida. Una familia que vive a trasmano de ellos. Pocas son las veces que pueden disfrutar de sus hijos, y si lo hacen, a la noche no trabajan bien por la falta de sueño.
Los duendes de la noche, además deben tener cuidado con las bolsas que se llevan. Pueden estar abiertas, desparramadas por los cartoneros, o lo peor, con algún objeto cortante en su interior. También deben cuidarse, durante su recorrido, de no caer lastimados desde su nave al duro asfalto, o que la máquina que compacta las bolsas no haga lo mismo con alguno de ellos. El sueldo, según los duendes, es bastante bueno. Aunque habría que ver si cada uno de nosotros se transformaría en duende por esa cifra.
Los duendes de la noche trabajan seis noches a la semana. Cada tarde, mientras esperan para salir de su cueva, se arman grandes partidas de truco, o se comentan las anécdotas que vivieron en la semana.
Es así como estos seres se presentan a la sociedad, camuflados según el color de la empresa. Así se presentan a una sociedad que se percata muy poco de ellos, que si los conoce, los conoce como duendes de la noche.