El calor porteño

Más allá de que sobre el asfalto de la avenida 9 de julio la sensación térmica llegaba a los treinta grados el calor porteño lo brindaban madres y padres con hijos cargados en sus hombros; jóvenes que le ponían la picardía criolla a la largada simbólica; oficinistas recién salidos de sus trabajos que querían dejar grabados en sus celulares ese momento que se percibía como histórico; y miles de turistas hablando en distintas lenguas, que daban el marco internacional de la competencia.

Y es que el cariño efusivo del pueblo argentino no es una simple frase hecha. El cordialismo se podía notar ni bien comenzada la tarde cuando un chico alentaba a un grupo de personas canadienses y como recompensa se llevó una gorra oficial de la escudería. Asimismo en el interior del microcentro, donde los espectadores estaban más cerca de los automotores por el estrecho de las calles, los aplausos y gritos se elevaban a la par de los motores. Niños, jóvenes y mayores se esforzaban por extender sus manos al paso de los competidores, y cuando éstos devolvían el gesto ese calorcito imperceptible por termómetros subía. La emoción de este cronista no estuvo al margen cuando una camioneta con bandera blanquiceleste recorría la avenida de Mayo con la ilusión de llevar en lo más alto a su país. Pero el apoyo no era sólo para los locales. Cuando el público no se aguantó más y avanzó sobre los distintos vehículos la cordialidad llegó a su máxima expresión por medio de autógrafos y fotos con unos corredores emocionados y sorprendidos por el cariño de la gente. Incluso hubo tiempo para bromas en el momento que una joven con figura curvilínea se sacó una foto con pilotos irlandeses, y el público al son de “piquito piquito” hacía llegar su pedido.

Todo esto forma parte del espíritu Dakar y que a partir de hoy podrá sentirse en diez provincias argentinas. La travesía de unir pueblos y recibir la hermandad de sus pobladores será también algo histórico.

Anuncios

Acerca de literatos

Un pichón de literato, sensible, simpático, con sueños y fantasías a reflejar en este humilde blog. De 28 años, periodista egresado de TEA, estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UBA, y oriundo del barrio porteño de Almagro. Trabaja en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, no profesa el macrismo y sus ideas se mueven dentro de un espacio progresista. Co-conductor de Quiero Vale 4.

Publicado el enero 3, 2009 en crónicas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: